DISCURSO POR EL DIA MUNDIAL DEL REFUGIADO

DISCURSO POR EL DIA MUNDIAL DEL REFUGIADO

1280 595 Doris

Discurso por el día mundial del Refugiado.

Buenas tardes señor Presidente de la Asamblea Nacional José Serrano, señor Viceministro de Movilidad Humana José Luis Jácome, señora Representante de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados ( ACNUR ) María Clara Martín, compañeros y compañeras asambleístas, ciudadanos y ciudadanas y sobre todo delegados y delegadas de organizaciones y colectivos de refugiados. Rendimos homenaje a los más de 60 millones de refugiados, a su fuerza, valor y perseverancia.

Es muy grato participar de este evento en conmemoración del día internacional del refugiado.

Amigos y amigas, vivimos en un mundo convulsionado por los conflictos militares, nuevos brotes de violencia se abren en el horizonte de la geografía mundial. Varios países y casi regiones completas se encuentran en guerra a la vez hoy en día. Parece que el orden mundial nos quisiera quitar el sueño de un mundo en paz.

Los intereses geopolíticos, las pugnas imperialistas, las disputas regionales parecen optar por la lógica del gatillo fácil y el mundo de los muros.

América Latina por fortuna y por voluntad política resalta como una región de paz, en donde el último conflicto armado que se libra en el hermano país Colombia se encuentra a punto de terminar.

Es un hecho histórico que aplaudimos, apoyamos decididamente y  de corazón nos alegra desde Ecuador.

Las tragedias humanas que provoca este mundo convulsionado y armamentista tienen en los refugiados su máxima expresión.

Son víctimas inocentes de los juegos de ajedrez de la política mundial y nacional en muchos casos. Millones de ancianos, mujeres, niños, jóvenes moviéndose en busca de protección y refugio para continuar con sus vidas en algún país que les acoja es la muestra de estos tiempos dramáticos.

Con el fin de la guerra fría y el supuesto fin de la historia  se ofrecía un mundo pacífico, sin disputas ni carrera armamentista, sin embargo, el sistema tiene una inmanencia guerrerista en donde el juego de los comerciantes de armas resulta altamente rentable.

Esto nos llama a ver las causas de esta situación humanitaria a nivel mundial y no solo sus efectos.

Por el día del refugiado expresamos nuestro mayor sentimiento de solidaridad y apoyo para todos ellos. El Ecuador es un país que promulga que en el mundo no existen seres humanos ilegales y debe existir la utopía terrenable de una ciudadanía universal.

En el Ecuador, según datos del ACNUR, existen 60.524 refugiados reconocidos desde 1989 hasta el 2016. Existen también un total de 226,185 solicitantes de refugio en el mismo periodo. El 87,5% de los refugiados en Ecuador son procedentes de Colombia.

En estos diez años el país ha cambiado mucho y una de las aristas de estas transformaciones es la movilidad humana.

Ecuador es el país de América Latina que más refugiados acoge y trata de integrarlos a la sociedad de manera plena.

Ustedes no van a encontrar en nuestro territorio campamentos de refugiados, ustedes van a ver en nuestro pequeño país a los refugiados caminar libremente por las calles y campo, ganándose la vida con el sudor de su frente como lo hace el resto de ciudadanos y ciudadanas del país y recibiendo el mismo cuidado que el Estado otorga a sus ciudadanos.

Desde la promulgación de la constitución del 2008, derechos sociales como la salud y la educación son gratuitos y tienden a ser mejores cada día, su acceso lo es también para los inmigrantes y refugiados.

Lo avanzado es muy importante pero aún resta por hacer pues estamos sacando al país del subdesarrollo a ritmos muy acelerados, pero toma su tiempo y en este camino queremos hacer más por los hermanos refugiados.

Tengan la certeza de que en esta institución y en este proceso ustedes son acogidos gratamente, pues de lo que tenemos podemos compartir. Así nos ha enseñado nuestros pueblos ancestrales y nuestra histórica tradición de solidaridad y humanismo.

Ecuador es un país pequeño pero con un corazón muy grande.

En un acto memorable la Asamblea Nacional en meses pasados aprobó unánimemente la Ley Orgánica de Movilidad Humana, la misma que regula la situación de las personas en movimiento, incluidos los refugiados, los solicitantes de asilo, los apátridas y las víctimas de la trata.

La ley establece principios, como la igualdad de trato ante la ley, la no devolución de personas a países donde su vida o sus derechos básicos pueden verse amenazados y la no criminalización de la migración irregular.

También establece que pueden obtener el estatus de residentes siendo este un paso decisivo para su integración  y estabilidad al venir de una situación de vulnerabilidad.

Contempla también que se les entregue un documento de identificación nacional expedido por el registro civil.

La ley da protección específica a los niños y niñas que necesitan protección internacional.

Se trata pues de una evidencia más del desarrollo de políticas de Estado orientadas a concretar el Buen Vivir de los hermanos y hermanas refugiados y refugiadas.

No es reciente el proceso de acceso al refugio para personas que escapan de situaciones que ponen en riesgo su vida y / o libertad, el Ecuador se destaca por una larga tradición que otorga refugio.

Refugiados han llegado al país en diferentes momentos de nuestra historia, por ejemplo, en la época de la guerra civil española, en la segunda guerra mundial y en los tiempos de las sanguinarias dictaduras militares que golpearon duramente América Latina. En el ya medio siglo de conflicto político militar colombiano, el Ecuador ha sido hogar de miles de hermanos de esta vecina República.

Cabe recordar también que funcionarios del servicio exterior ecuatoriano poniendo en riesgo su vida contribuyeron a sacar del horror de la Europa conquistada por los nazis a cientos de judíos, como son los casos de los cónsules Manuel Antonio Muñoz y José Ignacio Burbano.

Nuestra sensibilidad y apoyo a los refugiados hoy es más fuerte que nunca y tengan en esta instancia la apertura para tratar sus problemáticas.

Como lo ha dicho hoy el Presidente Lenin Moreno y antes nuestro compañero Rafael Correa Delgado: “Las fronteras entre países, son inventos para separarnos. Brazos abiertos a los hermanos refugiados y desplazados”. Solo la justicia, la igualdad y la prosperidad construirá un mundo de paz e integración plena.”

 

Muchas gracias ¡¡¡¡